Gotas de lluvia

Cuando las gotas de lluvia golpean en las ventanas, se crean formas y volúmenes, ellas realizan su propia carrera de vida, chochándose y fundiéndose.

El rastro por el cristal va quedando finamente tejido por una maraña de gotas, con formas redondeadas, suaves y sugerentes.

Como una historia de vida, se funden unas entre otras en una frenética carrera por llegar, siempre, al mismo punto y fundirse en un mar donde se pierden las sugerentes formas creadas.

Libres como son para rodar y dejar su estela, perder pequeños trozos en el camino, o juntarse para formar trozos de agua mayores, las gotas de lluvia nos llevan a elaborar una hipótesis de la propia vida: nacer, andar, fundirse, y al final, llegar a morir volviendo a los orígenes.

Deja un comentario