Internet y los presuntos expertos

La gran red de redes, Internet, nos ha traído nuevas e interesantes cosas, como la rapidez y el gran flujo de información, pero no todo es positivo. Ahora, cualquiera pretende ser experto en todo.

Internet crea falsos expertos

Y no todas las informaciones tienen el mismo valor. Incluso hay gente que se diagnostica en temas sanitarios usando tan sólo los comentarios que encuentra en Google sobre sus dolencias. Además, por culpa del “copia-pega” y del uso, o más bien abuso, de cualquier foro o lugar lleno de letras para “informarse”, cualquiera puede ser experto en todo.

E incluso hay quien hasta les da las gracias por su “sabiduría” o su “consejo experto”. Expertos ¿en qué? ¿En copiar y pegar?

Internet crea falsos expertos y la peligrosa sensación de que todas las respuestas a todas las preguntas de cualquier disciplina o campo pueden encontrarse en la red. El copia-pega está consiguiendo difuminar en ocasiones el concepto de la originalidad y la fuente.

En muchos casos, conseguir llegar a localizar al autor o fuente original de un determinado texto, puede ser un trabajo realmente difícil. En otras ocasiones, muchos blogs se componen de textos copiados de otros, sin ninguna aportación propia. En los casos más graves, incluso el “copiador” se permite el lujo de argumentar contra el verdadero experto, el que sí sabe de lo que habla, y no porque lo haya leído u oído por ahí.

El copia-pega está consiguiendo difuminar en ocasiones el concepto de la originalidad y la fuente

En determinados momentos, se ningunea al verdadero experto y se concede más valor al “yo creo”, “a mí me parece”…confundiendo los conocimientos con las valoraciones de menor interés. Los verdaderos expertos en muchas ocasiones terminan aburridos de leer y contestar a tanta insensatez escrita en Internet, y es posible que no participen demasiado en según qué tipo de lugares.

Así pues, es interesante pensar varias veces antes de concederle valor a cualquier tipo de valoración o comentario visto en Internet. Conocer las credenciales de quien escribe ayuda a poner en valor las opiniones y gradúa los conocimientos del opinante.

Deja un comentario