Todo gratis

Existe toda una corriente formada por muchas personas que creen con firmeza en el equivocado axioma de que todo “es gratis”, o debería serlo, en Internet. Creen que todas las páginas web, comerciales o no, se “sostienen mágicamente”, están ahí “porque han surgido sin más”, o que sus empresarios, emprendedores o creadores no tienen necesidad de pagar su hipoteca todos los meses, gracias a la publicidad en sus páginas o gracias al cobro por determinados servicios dentro de ellas.

Nuevo tipo de trol de Internet: “dámelo todo, dámelo ahora, y dámelo gratis y sin anuncios”

Así, hay quien se atreve -ya se sabe que la ignorancia facilita ser muy atrevido- a afirmar que por ejemplo Facebook, Tuenti, Xing o miles y miles de páginas más deberían ser “todo gratis”, y sin anuncios ni publicidad.
Porque la publicidad también le molesta a este nuevo tipo de trol de Internet -características fundamentales de esta especie: “dámelo todo, dámelo ahora, y dámelo gratis y sin anuncios”-.
Entonces, ¿cómo se sostendría Facebook por ejemplo, sin anuncios publicitarios ni cobro por servicios o cuentas con acceso a servicios de valor añadido o Premium? ¿Los empleados de Facebook no comen, son androides?

Estos individuos se mueven así por Internet como si el hecho de pagar una tarifa plana de Internet les otorgase patente de corso

Sucede algo parecido en relación también a las descargas en Internet, un tema tan candente ahora con tanta nueva legislación y prohibiciones, con las que en muchas partes no puedo estar de acuerdo y trataré en otros textos diferentes. Estas legislaciones, equivocadas en algunos puntos según creo, también vienen a rebatir entendiendo cierta vertiente positiva de estas nuevas regulaciones, la falaz afirmación del “todo gratis” en Internet.
Es decir, existen personas que creen firmemente que todo debería ser gratis en Internet y que incluso a ellos, en un gran ejercicio de cinismo, deberían pagarles por usar los servicios, en lugar de ser al revés. Increíble, pero así es, mucha gente lo cree.
Pero si mi web social 2.0 favorita decide que para determinados servicios extra es necesario abrir una cuenta Premium de pago, eso ya es considerado por este tipo de personas “una vergüenza”, ya que según esta equivocada corriente, “todo debería ser gratis en Internet”.
Estos individuos se mueven así por Internet como si el hecho de pagar únicamente una tarifa plana de Internet -supongo que ese servicio si lo pagarán- les otorgase patente de corso para entrar dentro de Internet como un elefante en una cacharrería, a llevárselo todo, arrasar con cualquier cosa, insultar y atacar a quien legítimamente pretenda cobrar por un servicio o un trabajo, y nunca jamás aportar nada ni pagar por nada. Y encima, protestando por todo.

2 comentarios

  1. Al igual que en el anterior artículo, totalmente de acuerdo. Internet ha criado una generación sumamente egoista y caprichosa, es el consumo voraz de contenidos, sin valorarlos ni apreciar el trabajo e inversión que hay detrás de ellos, precisamente porque al no pagar nada, no valoran nada. Usar, tirar, y encima protestar.

  2. Es evidente que de algo tienen que sacar dinero para vivir, pero para quienes no comprenden que las webs no se sostienen solas en internet como si fueran nubes es muy dificil aceptar pagar por servicios tan etereos.

Deja un comentario