Internet y la doble personalidad

 

Una parte importante de la población de Internet, aquellos que adquieren otra personalidad anónima o bajo una careta falsa, hipotéticamente podrían experimentar problemas de desdoblamiento de la personalidad cada vez que se conectan a la red. ¿Quién habla oculto bajo un nombre supuesto y una fotografía inventada? ¿Habla el “nick” o habla la persona bajo ese nick? ¿Diría lo mismo si firmase con su nombre real?


No podemos olvidar la cobardía suprema de ocultarse bajo una falsa sensación de anonimato para cobijar el insulto y la difamación, pero además hay otro factor interesante a considerar: el hecho de usar otras personalidades para desarrollar esa “doble vida” en Internet, cuando quizá en su vida diaria en el mundo real es una persona normal, incluso con trabajos cualificados. Además, en esa vida “real” el sujeto desarrolla una relación social y sensata con el mundo sin insultar a alguien cuando camina por la acera, de un modo radicalmente distinto a cuando se pone la careta en Internet y entra en cualquier blog o foro para insultar o difamar.


Se puede entender que Internet en ocasiones cumple bastardas funciones de desahogo, cuando los enmascarados vomitan su bilis sobre alguien, famoso o no famoso, vuelven más tranquilos a sus tareas diarias, a su vida normal, como persona normal quitándose la careta bajo la que ocultan un grave problema de doble personalidad. Quizá, como Internet es todavía muy joven y todavía se están asentando las reglas de convivencia, la medicina pueda también estudiar nuevos trastornos psicológicos, causados de modo directo o indirecto por el uso o el abuso de la Red.


Incluso hay gente que no tiene ideas propias, personas que hacen suyas e interiorizan las ideas de otros, y que no tienen una opinión propia formada. Muchos, quizá con personalidades débiles o no formadas del todo, no tienen opinión hasta que no lee lo que opina tal o cual gurú o lo que se difunde en una popular página web que les orienta acerca de lo que tienen que pensar sobre un determinado tema. A partir de ahí, algunos internautas se convierten en altavoces repetidores de un pensamiento que otros le han inculcado.


En Internet (y en la vida) piense por usted mismo, no viva la vida adoptando únicamente las ideas de otros. Porque si vive a través de otros, pese a que crea estar gozando de libertad, está usted siendo manipulado.


 

 

Deja un comentario