El chiste del progreso en España: poniendo piedras en el camino de los emprendedores

Que inventen ellos. Parece que en España seguimos enquistados, como describe esta frase del genial Miguel de Unamuno, en lo que se refiere al campo empresarial y ayudas a los emprendedores. Mejor que usar la palabra ‘ayudas’, casi la cambiaría por la expresión ‘no llenar de trabas o problemas’ que frenan y entorpecen las iniciativas de los emprendedores en España. Prefiero que no me ayuden pero que, por lo menos, nos dejen trabajar tranquilos, y emprender sin ponernos trabas y problemas.

Por ejemplo, por comparación, en USA un empresario puede tener plenamente activa y formada su empresa en 5 días, por unos 190 euros. En muchos casos es un proceso que se hace todo en línea, desde su casa conectado a Internet. En España, sin embargo, para poder abrir una empresa necesitas mucho dinero y mucho tiempo libre para desperdiciar en un peregrinaje por ventanillas. El dinero en muchos casos se pierde en burocracia y en múltiples impuestos o cargas.

Además, los autónomos y pequeños empresarios siguen, a día de hoy, cargando con el IVA de las facturas no cobradas, en muchos casos por deudas de las propias administraciones y, con su esfuerzo y su dinero, los autónomos contribuyen a mantener las mismas rígidas estructuras fiscales y oficiales que los aprisionan al mismo tiempo que los exprimen.

En este panorama, no es raro saber que cada día se dan de baja miles de autónomos. España necesita emprendedores, pero es igual de necesario que se desarrollen las medidas adecuadas que permitan mantener las actividades y negocios de los autónomos ya constituidos, quienes al fin y al cabo son importantes generadores de empleo y riqueza.

Según datos de la federación de trabajadores autónomos ATA, durante el primer trimestre de año, 1.651 autónomos se dieron de baja cada día y se produjeron 1.509 nuevas altas de emprendedores. Sin embargo, en muchos de esos casos de baja, podemos intuir que no siempre supone un abandono de la actividad profesional, sino que siguen trabajando pasándose a ‘lado oscuro’, el trabajo en negro.

Y mientras todo esto siga así y no se pongan los medios para no entorpecer a las personas que quieren emprender en España, todas las conferencias y grandes anuncios sobre ‘inversiones en I+D+i’ y ‘apoyo a los emprendedores’, son un triste chiste sin gracia, palabras huecas y vacías que no significan nada.

Deja un comentario