Hacia un periodismo más social

El periodismo vive tiempos muy convulsos desde la irrupción de Internet, con esa inmediatez sádica que convierte en historia y fagocita las noticias con la mayor velocidad jamás pensada. El ciclo de vida de las noticias es cada vez más corto.

Además, superando a la inmediatez de la radio con el factor de la universalidad, el periodismo en Internet tiene la valiosa herramienta de completar las informaciones con sonidos, vídeos, gráficos u otros materiales. Y la gran novedad del comentario del lector y su reacción a las noticias en las redes sociales (Twitter y Facebook, entre otras) convierte al periodismo en receptor de la opinión de los lectores, de una forma directa e inmediata, quienes además les pueden aportar su visión sobre la forma de informar o los temas sobre los cuales se informa. El trabajo periodístico se ve, de esta forma, pasado por el tamiz de la crítica y escrutinio de un lector cada vez más sobre-informado.

Así, el lector puede ayudar a los medios tradicionales, que durante décadas vivieron gozando de su enorme influencia hacia el lector sin apenas tener en cuenta los matices que aportaba el ciudadano, mientras que ahora más bien parece que es a la inversa.

Con la irrupción de la gran red de redes, y la multiplicación de los nodos de información y reacción, el periodismo puede llegar a volverse mucho más social y descubrir si se está informando de los temas que de verdad interesan a la población hacia la que va dirigida la publicación, o si se están ocultando o menospreciando temas más interesantes para la gente. Sin duda, un periodismo con una faceta cada vez más social marcará la tendencia durante los próximos años.

 

Deja un comentario