Los filtros periodísticos se relajan

 

La información necesita filtros
La información necesita filtros

 

Casi todos los días, los informativos de televisión y radio -y en ocasiones también los periódicos- abren un hueco a nuevos contenidos que recopilan de Internet, provenientes de redes como Twitter, Facebook, YouTube y otras. Pero los medios, quizá en un afán de demostrar que valoran los contenidos generados por el usuario en la red, olvidan una de las partes más importantes del ejercicio de la labor periodística: el filtrado de los contenidos que llegan a una redacción para poder realizar una labor de contraste y poder así separar la información del simple rumor y la mentira.

En este mismo momento en el que se escriben estas líneas, una emisora de radio de ámbito nacional, posiblemente una de las más importantes, acaba de dar entrada y difusión a un contenido proporcionado por un usuario de internet. En su mensaje, el usuario de internet decía textualmente que en un determinado pueblo de España “existe un mayor índice de diabetes a causa de la endogamia”.

Los responsables de esa emisora han difundido ese mensaje sin ningún tipo de filtro. La emisora ha difundido ese contenido generado por un internauta, anónimo, una fuente que no ha sido ni identificada ni confirmada, y el contenido de la afirmación tampoco ha sido contrastado para verificar su veracidad.

La Red es sin duda una de las mayores revoluciones en la creación y difusión de información y opinión, pero los medios tradicionales y también los nuevos, ya sean periódicos impresos, periódicos digitales, emisoras de radio o televisiones, deben recordar siempre que es necesario filtrar todas las informaciones que reciben, especialmente teniendo en cuenta la extrema facilidad que hay en internet para difundir rumores y noticias falsas, que en cuestión de segundos pueden llegar hasta el rincón más alejado del mundo.

Un comentario

Deja un comentario