De lo local a lo global: perspectivas para servicios de pago en la prensa digital

No está resultando fácil adaptar al lector español a la prensa digital de pago -mejor dicho, adaptar la prensa digital española al lector- y quizá para analizar las causas y buscar soluciones podemos ofrecer algunas teorías para conseguir un producto de prensa de pago que satisfaga al cliente y a la empresa periodística dentro de este nuevo escenario de la prensa digital.

Partiendo de la base de que el “todo gratis” debe ir desapareciendo de forma gradual, los servicios de prensa digital de pago mediante suscripciones mensuales, -también “micro” suscripciones con pago por piezas sueltas de información- semestrales o anuales deben ser analizados y enfrentados a los patrones de uso y compra del consumidor, para adaptarse a sus necesidades específicas. Es en este punto donde entra el importante factor “local” que diferencia de modo sustancial a unos lectores digitales de otros.

Los lectores no consumen igual en las distintas zonas del mundo, y uno de los factores radica en el interés por la información local que tienen los lectores de cabeceras regionales españolas, o incluso, más en profundidad, los medios digitales híper-locales. Estos últimos suscitan un indudable interés en los consumidores porque la información está totalmente centrada en su identidad comunitaria más cercana.

Información local con valor añadido y venta de la información local a nivel global

La información por la que un lector digital puede estar dispuesto a pagar puede variar mucho dependiendo de los intereses del consumidor (deportes, economía, información internacional…) pero la información local es un valor importante a tener en cuenta para dotarlo de más valor añadido, diferenciándose de la competencia mediante el uso de herramientas interactivas o galerías fotográficas o videográficas, que podrían formar parte del contenido “Premium” disponible únicamente mediante suscripción de pago.

Conviene dar el salto de lo local a lo global. En este sentido, un factor importante es Hispanoamérica. Es un mercado enorme de lectores y consumidores de prensa, y en muchos casos se compone de personas que tienen lazos de parentesco o amistad con España y que, por lo tanto, pueden estar interesados en comprar contenidos de prensa digital para estar al día de las informaciones locales o híper-locales. Es, por lo tanto, un nicho de mercado hacia el que debe dirigirse inexorablemente la expansión de las ofertas de suscripción a contenidos digitales, con fórmulas flexibles y adaptadas a las particularidades del nuevo mercado global.

‘Tensión’ ética entre ingresos y contenido

Por otro lado, en el libro “Conjunto de guías éticas para hacer periodismo en la Web”, de Poynter Institute y publicado en español por el Centro Knight para el Periodismo en las Américas, se analiza entre otros factores la “tensión” existente en los medios digitales entre la información y la publicidad -contenido e ingresos- porque el periodismo está cambiando y también cambian “los modelos económicos para financiar el trabajo”.

Los autores afirman que los “viejos conflictos entre información y publicidad han sido magnificados y otros han sido creados. Eso requiere más comunicación entre redacción y publicidad, sobre si deben ser establecidos, y cómo, nuevos límites, y cómo deberían ser comunicados a la audiencia y los anunciantes”, para mantener siempre una posición ética del medio al tiempo que se rentabiliza la publicación.

“La experiencia del consumidor es lo más importante. Los modelos de publicidad y patrocinios deberían ser evaluados estrictamente para determinar su impacto en la experiencia del usuario. El consumidor debería tener claridad sobre el contenido producido por intereses editoriales o comerciales. La publicidad y los patrocinios deberían ser etiquetados”, añaden los autores del libro.

En definitiva, se trata de ser honesto hacia el lector, de no ocultarle nunca qué contenidos responden a un interés periodístico y cuáles son contenidos comerciales. Estos últimos pueden ser incluidos o eliminados de los sistemas de compra de contenidos digitales, dependiendo de la estrategia de cada medio digital y también de los patrones de compra y lectura del lector, porque en ocasiones el lector puede tener interés en leer estos contenidos “patrocinados”.

Sin duda, las vías de explotación comercial del periodismo digital están abiertas, pero los factores clave serán: ofrecer información de calidad, diferenciada y con valor añadido, y también adaptarse a los usos y costumbres de consumo del lector.

Estos factores, considerando lo local y lo global, serán la clave para conseguir una oferta de éxito y de consolidación para el futuro de la prensa digital.

 

Deja un comentario