La palabra | David Laguillo

cantabria_diario_fotografias4281La palabra es el arma más hermosa. Arma que ama. Arma que hiere. Arma que emociona. Arma que sana. Es el amor condensado en la grafía, un dardo de placer sobre un castillo de sentimientos aflorados. La palabra es un “tú”, un “yo”, un “nosotros”…una sólida amalgama de luces, de sombras agazapadas, de inflexión como punto final al silencio.

La palabra escrita es un axioma indomable en forma de un conjunto inexorable de soledad de ida, y comunidad de vuelta. La palabra que se vive en común debe vivirse en el común acuerdo de saber que los sentidos serán siempre, no hay otra, diferentes cada vez que la palabra es leída por voces diferentes. Cada palabra vibra de forma distinta en cada voz; se entiende de forma distinta en cada receptor. La palabra es “adiós”. Y es “hola”.

La palabra es un sol. Y una luna. Y todos los suspiros del mundo resumidos en una interjección. La palabra es un: “Aquí estoy. Contigo y sin mí”. Y un clavel de señales de humo, rojo intenso, palabras que se desvanecen en el aire dejando un sutil rastro de florido recuerdo. Palabras tan solo, y nada más.