Los medios y los periodistas no han matado a Rita Barberá

Señor Rafael Hernando, por favor, salga a la pizarra y escriba cien veces: «Los medios y los periodistas no han matado a Rita Barberá».

La trágica muerte de la relevante política Rita Barberá ha hecho aflorar, en algunos casos, excéntricos comentarios e infames repartos de culpas en forma de presuntos linchamientos por parte de la prensa. A esos presuntos linchamientos se ha referido el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando.

Semejante salida de tono contra el ejercicio del periodismo, otra más en el lenguaraz portavoz del PP, no debe quedar sin respuesta. Hernando ha acusado este jueves a algunos medios, en Radio Nacional de España, de haber realizado un «periodismo de acoso y de escrache» contra Rita Barberá, e incluso concretó en cadenas de televisión como Cuatro y La Sexta.

Como periodista, he seguido con frecuencia las noticias sobre Rita Barberá, en distintas televisiones. Unas formas de tratar la noticia me gustan más que otras pero, salvo el programa de humor irónico «El Intermedio», en todos los programas de noticias el tratamiento fue casi siempre correcto y adecuado.

En el programa de Wyoming es lógico que haya montajes satíricos con intención humorística, pero dudo mucho que el señor Hernando estuviera pensando en los programas de humor: se ha referido a la tarea periodística normal, el seguimiento de las noticias de tribunales cuando afectan a cargos políticos. Ese burdo intento de Hernando de echar las culpas a la prensa es lo que ha ofendido a buena parte de la profesión. Y con razón, porque argumentar que la presión mediática fue excesiva supone un ejercicio de cinismo demasiado grande incluso para el señor Hernando. Él mismo ha dicho que hay líneas que no se deberían rebasar, y quizá se acordará de sus propias palabras cuando recuerde que fue su partido político, y no la prensa, quien apartó a Rita Barberá y quien le dio la espalda, condenándola a la oscura soledad.

Creo que la propia Rita Barberá, que también fue periodista, no apoyaría las declaraciones de Hernando y otros miembros del PP. Porque las plumas de escritor y las ondas no matan, pero la soledad sí.