La madre del mal (Dario Argento, 2007)

La madre del mal (Dario Argento, 2007)

Carátulas de Suspiria, La terza madre e Inferno, todas dirigidas por Dario Argento

Dario Argento, pese a la sequía creativa que muestra desde hace tiempo, es un cineasta muy interesante, porque no todos los directores de la historia del cine tienen el honor de que al menos cuatro o cinco películas con su sello estén consideradas obras maestras en su género.

Sin embargo, parece que Dario Argento no hace una película buena desde los años 90. Y es una gran pena porque el director italiano nos ha dejado para la historia varias de las mejores películas del género «giallo» y de terror sobrenatural.

El mejor y el peor ejemplo de lo descrito anteriormente lo tenemos en su trilogía de Las Tres Madres, la historia de las tres brujas inspirada en el libro de Thomas de Quincey ‘Suspiria de profundis’. Así, desde Suspiria (Dario Argento, 1977) el creador italiano nos describe la historia de Las Tres Madres, las malvadas brujas Mater Lachrymarum, Mater Suspiriorum y Mater Tenebrarum.

Suspiria, la primera película de esta trilogía, está unánimemente considerada como una de las obras cumbre del terror sobrenatural, y una de las mejores obras de Argento junto con Profondo Rosso (Dario Argento, 1975). El estatus que Suspiria tiene como obra de culto no es para menos dada su alta calidad estilística, su exquisita cinematografía, su cuidada dirección y ambientación, así como una banda sonora que ayuda a conseguir inquietar al espectador.

Después llegó Inferno (1980) que sin llegar a los altos niveles de calidad de Suspiria, supo mantener el listón y es una buena película y una más que aceptable segunda parte en la trilogía de las brujas.

Además, en Suspiria y en Inferno el director todavía contrataba a actores de calidad, y no había cogido la manía de contratar como actriz protagonista a su hija Asia Argento, cuyo talento para la interpretación es inexistente. Quizá por ese motivo la mayoría de sus películas de los años siguientes son olvidables y prescindibles.

Asia Argento es una actriz inexpresiva, carente de registros dramáticos e insulsa

El protagonismo de la actriz Asia Argento en muchas de las películas recientes de su padre echa por tierra cualquier intento de sacar la película adelante con cierta calidad. Asia es una actriz inexpresiva, carente de registros dramáticos e insulsa, que lo mismo puede protagonizar La Terza Madre (La madre del mal, Dario Argento, 2007) que el nuevo anuncio de un detergente o de una agencia de viajes.

El problema con ‘La madre del mal’, sin embargo, es que tiene muchos más problemas más allá de Asia Argento como protagonista. En la última entrega de la trilogía de las tres madres todo falla. El resto del elenco tampoco ayuda, porque Udo Kier está poco creíble, y los demás actores y actrices no son de una calidad excepcional.

El guión, según Argento, llevó años y muchos cambios para finalizar hasta llegar a la actual versión, aunque también presenta carencias en cuanto al desarrollo de los personajes, en las acciones y en los diálogos.

La película tiene una estética de telefilme barato de esos que emiten después de los informativos, y visualmente nunca es capaz de ofrecer al espectador nada de interés, ni un lejano atisbo de la calidad que había en Suspiria y en otras películas mejores del realizador.

Para intentar suplir la pobre calidad de filmación de la película, Argento se ha recreado en el gore, en un festival de sangre y vísceras que solo consigue reafirmar la mediocridad de la propuesta.

Después de ver esta fallida tercera parte de su trilogía de las brujas, supongo que Dario Argento ha dado ya lo máximo que su carrera podía permitir como director de cine, y no es poco: varias grandes películas que permanecerán en el recuerdo y cuya calidad se sobrepone a las películas malas que el director ha firmado durante los últimos años.

David Laguillo

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español.